Cómo reparar un mouse que no prende

¿Como reparar un mouse que no prende? primero debemos determinar cuál es la causa del daño. Al utilizar dispositivos electrónicos de forma constante y diaria, damos por sentado que tienen una vida útil y que requieren de vez en cuando mantenimiento por parte de un técnico.

Fallas en el cable o en el conector.

El primer consejo básico para evitar que los conectores se dañen es saber la manera correcta de extraerlos del USB. Es común ver que muchas personas, realizan movimientos laterales a la hora de sacar el conector lo cual lo único que logra es romper los dientes de lectura de dicho conector. La mejor manera de extraerlo es sujetándolo con los dedos pulgar e índice presionar y extraer de un solo jalón lento.

Puedes Reemplazar el cable

Si conoces algo sobre electrónica se puede empatar con otro conector parecido  lo cual es un proceso complicado, pero puede solucionar el problema temporalmente.

La otra opción es que el cable en sí se debe cuidar, si se dobla, tensa o presiona se puede partir internamente, cosa que causa que los impulsos eléctricos no sigan su curso debido y el mouse no responda. En este caso, para prevenir esto sólo hay que tener precaución al momento de guardarlo enrollandolo siguiendo sus curvas naturales.

Si el cable de tu mouse le sucedió esto, primero debes determinar en dónde está partido. Esto lo logras tocando todo el cable hasta que sientas que se dobla en un sitio. Aprieta con el dedo índice y pulgar suavemente hasta que sientas que hay un desnivel.

Pasos para arreglar un mouse

Para arreglarlo necesitarás un par de herramientas:

  • Alicate o pinzas de cortar.
  • cinta negra.
  • Alambre de cobre conductor.
  • Puedes reemplazar la cinta negra con unos conductos que cuando se exponen al calor se adhieren al cable.

Teniendo todo esto lo primero que hay que hacer es tomar el alicate y cortar en donde se ha determinado que está partido el cable.

Generalmente hay tres alambres pequeños y delgados enrollados entre sí, en su mayoría de cobre. Vas a tomar el plástico y retirar un poco, puedes ayudarte con el alicate o hacerlo con tus manos.

Vas a dejar expuesto como medio centímetro de los pequeños alambres atornillados entre sí, de ambos lados donde cortaste, el cable que lleva hasta el conector y el que conecta con el mouse.

Una vez que tengas expuestos los alambres ya mencionados sólo debes entorcharlos entre sí, es importante que queden muy bien entrelazados para que la energía pueda viajar entre ellos, ya que estén bastante unidos mediante el entorchado vas a tomar la cinta negra o el conductor de goma y vas a cubrir estos alambres muy bien.

Sólo queda averiguar sí funcionó probando lo de nuevo conectándolo a la computadora, no todas las veces este truco funciona debido a que el problema puede ser en algunos de los extremos conectores como ya se mencionó.

Si tu mouse es inalámbrico y deja de funcionar automáticamente debes revisar las pilas, abriendo el compartimiento que tiene debajo al lado de la luz roja, por cierto si esa luz es tenue e intermitente también es un indicador de que la pila se está agotando.

Al aperturarla se ve que está el espacio para colocar la pila, fíjate bien qué tipo de pilas usa el tamaño y la cantidad de voltios que lleva.

Deja un comentario