Cómo arreglar el teclado de la computadora

Arreglar el teclado de la computadora puede necesitar de ajustes a nivel técnico como, por ejemplo, intercambiar alguna pieza que dejo de funcionar y tener sensibilidad por otra o simplemente necesitar de un par de ajustes a nivel de configuración.

Sea cuál sea el problema, solucionarlo puede ser fácil pues muchas veces presentan problemas de cableado o de fallas a nivel de software que pueden ser resueltas con sólo seguir de forma correcta un par de instrucciones.

Por supuesto que el teclado es parte del hardware indispensable para realizar tareas en tu computador y poder enviar información al centro del procesamiento, es por ello que debes mantenerlo funcional en todo momento.

Daños más comunes que pueden presentar los teclados

Estos son los daños más comunes que pueden presentar los teclados, pues al funcionar con el tacto, son propensos a que las teclas se deterioren con el paso del tiempo, así como también errores de tipo programación.

Comprueba los ajustes de configuración de tu teclado.

Por ello deberás revisar todos los softwares que controlan las acciones de tu teclado, es decir ir al panel de sistemas y verificar que estén todos los ajustes determinados para que el teclado funcione.

Actualiza el controlador y verifica el cableado

Actualiza el controlador y verifica el cableado para descartar la conexión de hardware y otros problemas relativos al software por el cual funciona y se rige tu teclado.

Revisa el cableado. Sobre todo si los de tu teclado son tipo conectores PS/2, revisa el estado de los ganchos y comprueba que la conexión esté funcionando adecuadamente.

Limpia debajo de las teclas

Si el teclado no presenta algún problema general, sino referente a algunos comandos, puedes probar limpiando debajo de los botones. O incluso revisando el circuito debajo de ellas.

Cómo hacerlo:

  1. Deberás desconectar tu teclado del computador y con ayuda de un destornillador plano u alguna otra herramienta similar se tiene que introducir debajo de la tecla y hacer presión hasta que el botón se desencaje del lugar donde va colocado
  2. Usa algún pañuelo o algodón en alcohol o agua destilada, asegúrate de no mojar los circuitos debajo de las teclas. Elimina el polvo o resto de comida.

Deja un comentario