Acelerando la carga de un sitio web

La velocidad del sitio web tiene un gran impacto en la experiencia del usuario, el SEO y las tasas de conversión. Mejorar el rendimiento del sitio web es esencial para atraer tráfico a un sitio web y mantener a los visitantes del sitio comprometidos. Aquí revisamos los pasos que los desarrolladores pueden tomar para hacer un sitio web más rápido:

Probar el rendimiento del sitio web

Las pruebas de velocidad de los sitios web evalúan el rendimiento de un sitio web. Probar un sitio web regularmente puede ayudar a los desarrolladores a rastrear los descensos o mejoras en el rendimiento. Una prueba de velocidad también debería ayudar a los desarrolladores a identificar algunas o todas las áreas que disminuyen el rendimiento del sitio web, y dónde se encuentran las áreas de mejora.

Google también ofrece PageSpeed Insights para realizar pruebas de rendimiento detalladas. Google Chrome DevTools también puede ayudar a los desarrolladores a evaluar el rendimiento de su sitio; la pestaña Red muestra todas las solicitudes HTTP, el tamaño de los activos solicitados y el tiempo que tardan en cumplirse.

Utilizar una CDN (red de entrega de contenido)

Los CDNs aumentan la velocidad de los sitios web al almacenar en caché el contenido en múltiples lugares del mundo. Los servidores de almacenamiento en caché de los CDNs están normalmente situados más cerca de los usuarios finales que el servidor anfitrión o de origen.

Las solicitudes de contenido se dirigen a un servidor CDN en lugar de llegar hasta el servidor anfitrión, que puede estar a miles de kilómetros y a través de múltiples redes autónomas del usuario. El uso de un CDN puede resultar en una disminución masiva de los tiempos de carga de las páginas.

Optimizar las imágenes

Las imágenes constituyen un gran porcentaje del tráfico de Internet y a menudo son las que más tiempo tardan en cargarse en un sitio web, ya que los archivos de imagen tienden a ser de mayor tamaño que los archivos HTML y CSS. Afortunadamente, el tiempo de carga de las imágenes puede reducirse mediante la optimización de las mismas.

La optimización de imágenes típicamente implica reducir la resolución, comprimir los archivos y reducir sus dimensiones, y muchos optimizadores y compresores de imágenes están disponibles gratuitamente en línea.

Minimizar los archivos CSS y JavaScript

Minimizar el código significa eliminar todo lo que un ordenador no necesita para entender y llevar a cabo el código, incluyendo los comentarios del código, los espacios en blanco y los punto y coma innecesarios.

Esto hace que los archivos CSS y JavaScript sean ligeramente más pequeños para que se carguen más rápido en el navegador y ocupen menos ancho de banda. Por sí sola, la minificación dará como resultado sólo mínimas mejoras de velocidad. Sin embargo, implementado junto con estos otros consejos, resultará en un mejor rendimiento del sitio web.

Para más consejos, los foros como la comunidad de informáticos mashacker.com están preparados para darte la mejor información mediante contribuciones de sus miembros para todo lo que debe ser informática.

Deja un comentario